Historia de un chantaje

Desde mediados de los 90 hasta aproximadamente el 2010, vendimos e instalamos a domicilio productos de SP, principalmente FacturaPlus y ContaPlus. Estos programas fueron las primeras aplicaciones de contabilidad y facturación que se vendían a precios económicos y competían contra los caros-carísimos programas de la época (Dimoni, por ejemplo). Las cosas como son, los programas eran muy buenos y pronto se hicieron muy populares, y el boca a boca hizo el resto. Aquellas primeras versiones de MS-DOS dieron paso a las modernas versiones para Windows, y SP pasó a ser el principal «fabricante» de software de gestión; los programas de contabilidad se vendían en una caja y estaban expuestos en las estanterías de todas las tiendas de informática, como un producto más. Fueron años de mucho trabajo, de discos llave, de activaciones telefónicas, de instalación de releases, de recuperación de datos, de ajustes «a mano» cuando se duplicaban los números de factura… en fin, batallitas. Podría decirse, sin llevarnos a engaño, que dominamos completamente el FacturaPlus y el ContaPlus, lo que ahora de denominaría nivel Dios. Pero, como dijo aquel, todo lo bueno se acaba. Los cambios en la política de la empresa, la compra por parte de SAGE, y el darse cuenta de que ocupaban una posición dominante, convirtió aquella simbiosis fabricante de software-distribuidor en un relación comercial sin más, basada en objetivos difíciles de conseguir para cualquier persona con algo de ética. SAGE pasó a contactar directamente con el cliente, cliente aportado por el distribuidor, cuya labor de venta y, en muchos casos, formación, ya no era necesaria, y empezaron a vender sus actualizaciones, inútiles muchas veces -meros cambios de apariencia y ubicación de menús-, a precios inauditos. Los clientes valientes que aguantaron el chaparrón y se negaron a actualizar sus productos pese a las amenazas de los comerciales de SAGE, han visto como esta semana su FacturaPlus y su Contaplus dejaba de funcionar.

Un secuestro de información.

De la noche a la mañana, el ContaPlus y el FacturaPlus instalados en el ordenador de, casi siempre, pequeñas empresas, muestra este error

y con él, empieza la fiesta. Y digo «la fiesta» por no decir otra cosa: cunde el pánico. ¿Y a quien llama el cliente cuando necesita una solución rápida e inmediata? A quien le vendió el software, claro, eterno responsable de los vicios y virtudes del mismo. Pese a estar casi 10 años sin ningún tipo de relación comercial con SAGE, hemos estado manteniendo los equipos de multitud de empresas, y, con ellos, el software* que contienen, en muchos casos, SAGE.

Cómo lo hacen? - Discovery Channel - Ficha - Programas de televisión

Pero ¿Cómo lo hacen?

Pero, ¿Cómo han conseguido bloquear el programa de contabilidad o de facturación? La jugada es propia de los mejores hackers; meten una bomba en alguna de las releases con una fecha de caducidad, y a esperar. Mientras, el hacker va avisando al cliente de la necesidad de cambiar de software, con excusas del tipo que sean, la mejor, la que le dijeron a una empresaria clienta de la casa: «El protocolo de la empresa nos obliga a ello».

El protocolo de la empresa nos obliga a ello.

Un protocolo es, por definición, un conjunto de normas que se establecen para un fin concreto. El conjunto de normas del citado protocolo lo desconocemos, pero lo que queda claro es el fin concreto; hacer caja y, de paso, cambiar nuestro statu quo, de propietarios de un programa con licencia de uso perpetuo a licencia de uso por suscripción. Pero ¿dónde está el aviso notificando que el software va a dejar de funcionar? La respuesta es fácil: en ningún sitio. Casi todas las comunicaciones entre SAGE y el cliente se hacen por teléfono, y una nota escrita con dicha notificación implicaría reconocer que el programa adquirido para ser usado de forma perpetua ha pasado a ser un programa de uso por suscripción.

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

«El hecho de que puedas bloquear el programa de tu cliente, no te da derecho a hacerlo. Recuerda que un gran poder conlleva una gran responsabilidad». Por otra parte, entiendo el punto de vista del programador, que necesita de unos ingresos para hacer frente al coste de mantener el programa actualizado. Pero si el cliente no pide esa actualización, el programador no tiene ningún derecho a bloquear el uso del mismo. Pongo por ejemplo los cambios de normativa fiscal. Hace unos años, el modelo 347 pasó de presentarse de forma anual a presentarse de forma trimestral. El cliente que desee una actualización de ese apartado, está en su derecho de solicitarlo al fabricante, y el fabricante está en su derecho de cobrar por dicho trabajo. Algunos actualizaron su versión y otros usaban la versión vieja y hacían el cálculo a mano. Al fin y al cabo, esa funcionalidad del 347 solo la necesitan empresas que facturen a un solo cliente más de 3.000 euros al año.

Epílogo.

Los clientes han pasado todos por caja, la información secuestrada ha sido liberada y SAGE cuenta con un montón de clientes descontentos que ya están mirando otras opciones.  Por nuestra parte, hemos animado a los usuarios que han sufrido esto que denuncien a SAGE ante el órganismo competente. No pasa nada porqué SAGE sea una gran empresa; si esto lo hubiésemos hecho nosotros, que no somos nadie, se habría armado la de San Quintín.

(*) En todas y cada una de las empresas que se ejecutaba un ContaPlus y/o un FacturaPlus de versiones viejas que no tenían contratado el mantenimiento, y que no lo querían, hemos insistido en la necesidad de migrar a software similar, aconsejando en la mayoría de los casos FactuSol y ContaSol, cuyo servicio de mantenimiento anual tiene carácter opcional con varias versiones de atención y servicios.

Fuentes:

https://www.foros-it.com/tema/abuso-posici%C3%B3n-dominante-de-sage.16657/

http://www.forea.org/topic/30833-pobremas-con-sage/

https://www.sagecity.com/es/sage-50cloud-espana/f/sage-50cloud-espana-general/145365/un-mal-producto

https://www.altai.es/blog/desaparece-contaplus-facturaplus

Se legal y paga, paga, paga… y no protestes

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Historia de un chantaje

  1. JAMH (@Slaanesh_yes) dijo:

    No me cae bien Sage, el 50c es lo mismo que el eurowin de Millorsoft (cambiando todo de sitio aunque sigue siendo lo mismo), pero he de decir que con la caducidad del protocolo tls tuve unas cuantas empresas que se quedaron colgadas (incluso la mía) y a pesar de que a todas les intentaron clavar el 50c, las actualizaron gratuitamente. Están todas trabajando sin ningún cambio de contrato. Aún así, con el cambio de legislación y la callada de Sage ( que por cierto, sus 1500€ mínimos de mantenimiento no los perdonan) el próximo cambio de aplicación tengo claro que no será con ellos.

    Me gusta

    • Jordi Ferrís dijo:

      Independientemente de la calidad del producto (que no la discuto), en el texto lo que intento reflejar es la desilusión que supone para un ex-distribuidor ver como un producto que vendí hace tiempo se convierte en un problema para alguno de mis clientes. Hay que pensar que un software no se actualiza porqué, por ejemplo, le quedan meses de uso (el propietario puede que esté a punto de jubilarse), o porqué económicamente no compensa (las funciones de la nueva versión puede que no sean necesarias para el día a día de la empresa). SAGE ha fallado en las formas; con sólo poner un texto en la pantalla inicial indicando la fecha de bloqueo, hubiese sido diferente.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.